TRATAMIENTO Y APROVECHAMIENTO DE VINAZAS EN BIODIGESTORES

En la fabricación de azúcar se desechan las aguas que provienen del lavado de la caña, de la clarificación del jugo conocidas como cachazas, de la limpieza de los evaporadores, calentadores y purgas de calderas, de los sistemas de enfriamiento y de los servicios sanitarios. En la producción del alcohol  se producen  aguas de enfriamiento de condensadores y tinas de fermentación, sedimentos  y las vinazas o residuos de las torres de destilación.

 

La vinaza tiene un color marrón oscuro  un gran contenido de materia orgánica y nutrientes como nitrógeno, azufre y fósforo. También contienen una gran cantidad de potasio. Entre los compuestos orgánicos más importantes, están los alcoholes, ácidos orgánicos y aldehídos. Además, también contiene compuestos fenólicos recalcitrantes, como las melanoidinas. En promedio se producen entre 9 y 14 litros de vinaza por cada litro de etanol. 

 

La vinaza se caracteriza por su elevado contenido de materia orgánica, 65.000 a 150.000 mg/l DQO  y su bajo pH, 3.7 a 4.57; además presenta altos contenidos de sustancias inorgánicas como nitrógeno, potasio, fosfatos, calcio y sulfatos y otros compuestos como fenoles, melanoidinas, antocianinas y taninos.

 

Casi la totalidad de las vinazas  se utilizan como fertilizante  para riego en las propias plantaciones de caña de azúcar. El problema radica en que esta práctica causa un impacto ambiental y desperdicia utilidades potenciales más nobles de este producto, como es el caso, por ejemplo, de la generación de energía eléctrica.

 

Debido a su alta carga organica las vinazas pueden aprovecharse en biodigestores para la produccion de biogas y energia. 

 

Dependiendo de la concentracion de contaminantes organicos por cada 100 m3 de vinazas aprovechada en un biodigestor se puede producir un estimado de 3.000 m3 de biogás. 

PRODUCCIÓN DE VINAZAS